Seleccionar página

El Dinero FIAT, es el que utilizamos en nuestro día a día. Su nombre proviene del latín hágase (como en fiat lux, hágase la luz) y su principal característica es que no está respaldado por metales preciosos ni de ninguna otra forma que no sea la promesa de pago de parte de la entidad emisora.

Históricamente el dinero era una mercancía con valor intrínseco y cada moneda valía su peso de acuerdo con el metal con que había sido fundida. Posteriormente, las monedas contenían un metal noble y tenían un valor proporcional a la cantidad de ese metal que poseían.

Después se comenzaron a fabricar con metales no nobles pero representaban una cantidad de oro o plata depositada en un banco. Al inventarse el papel moneda, los billetes emitidos eran certificados por cierta cantidad de oro, lo que se denominó el Patrón Oro.

Este patrón dejó de ser usado en 1971, cuando el dólar, que era el referente global pasa a convertirse en un elemento fiduciario, sin valor intrínseco pero con valor legal propio.

El dinero FIAT se base en la fe, o la confianza de la comunidad.

« Ir al Índice del Glosario