Seleccionar página

Desde pequeños escuchamos decir que “el dinero no hace la felicidad, pero como ayuda”… en este artículo queremos destacar que ese enunciado, con el que todos crecimos, no es necesariamente cierto.

Por supuesto, no se trata de ser un avaro y coleccionar montones de dinero para luego morirnos sin haberlo disfrutado, no, no es la idea. El punto es que tener dinero para cubrir nuestras necesidades básicas y hacer lo que nos provoque sin depender del cheque a fin de mes, es algo que se puede lograr y a lo que todos tenemos derecho.

Los estudios lo confirman

Existe un estudio realizado por investigadores del Departamento de Economía de los Negocios de la Universidad de Pensilvania1 llamado “la gente más rica es más feliz que la gente más pobre” en el que se destaca que la relación entre el dinero y la felicidad es absoluta.

Según dicho estudio el bienestar aumenta con los ingresos, ya sea que se comparen personas en un solo país y año, ya sea a través de los países o si se considera el crecimiento económico de un país determinado. A través de estas comparaciones, se muestra que las personas más ricas reportan un mayor bienestar que las personas más pobres; que las personas en los países más ricos, en promedio, experimentan un mayor bienestar que las personas en los países más pobres; y que el crecimiento económico y el crecimiento en el bienestar están claramente relacionados. Además, los datos no muestran evidencia de un punto de saciedad por encima del cual el ingreso y el bienestar ya no estén relacionados, es decir, no hay límite para la felicidad que el dinero otorga, una de las conclusiones más innovadoras del estudio y que pone en tela de juicio gran parte de las ideas comúnmente manejadas por la psicología del bienestar.

Un estudio muestra que el bienestar aumenta con los ingresos, ya sea que se comparen personas en un solo país y año, ya sea a través de los países o si se considera el crecimiento económico de un país determinado Clic para tuitear

La luz al final del túnel

Más allá de las diferentes teorías acerca del dinero es innegable que con él se pueden lograr muchas cosas que aunque en principio son gratuitas, sin la inyección monetaria se complicarían mucho. Por ejemplo, concebir y tener un hijo es gratis, pero todo lo que implica requiere dinero. Apenas nazca el bebé necesitará pañales, leche, ropa y a medida que vaya creciendo, sus padres desearán darle lo mejor en educación y recreación, quizás lo que no tuvieron ellos. Eso, hablando de un niño completamente sano, que venga al mundo sin ninguna enfermedad o discapacidad.

Si se trata de adolescentes y parejas que comienzan a vivir juntas, querrán salir, ir a lugares nocturnos, al cine, a celebrar con amigos y nada de esto es gratuito.

Igual pasa con los estudiantes, a lo mejor pueden aportar mucho a la ciencia pero si no pueden pagar su educación, muy costosa en la mayoría de los países, no se verán los resultados y serán personas frustradas sin motivo.

Para la tercera edad es aún más importante poseer recursos económicos, para no depender de nadie y poder cumplir las metas que se trazaron en su juventud.

Quizás estarás de acuerdo, pero pensarás: eso está muy bonito pero ¿cómo lograrlo si no nacimos en una familia acomodada y con suficientes recursos? Allí está el reto, lo interesante, tenemos la mejor intención de guiarte por el camino de las personas felices, con independencia financiera y con capacidad de cumplir por sí mismos todos sus sueños, para lo cual creamos la Estrategia DESK. Puedes comenzar con un pequeño aporte de capital, el que no necesites para tus necesidades básicas ni para pagar deudas apremiantes. Lo mejor es que no tienes que confiar en nadie, sino en ti mismo, en nuestra estrategia y en su capacidad para lograr las metas que te hayas planteado en tu vida.

Te invitamos a compartir este artículo si te ha gustado, cuantas más personas felices haya será mejor para la humanidad, el bienestar colectivo se reflejará en un planeta más amable para todos nosotros. Cuéntanos en los comentarios si piensas que el dinero no hace la felicidad, o si estás de acuerdo con los autores del estudio.

(1) Investigación realizada por los norteamericanos Daniel W. Sacks, Betsey Stevenson y Justin Wolfers y titulada The new stylized facts about income and subjective well-being.

 

Artículos relacionados